Visita al CNIO. Cubre solidario Amigos del CNIO

18 de Diciembre de 2015

El pasado lunes, el CNIO, tuvo la amabilidad de abrirme sus puertas, para conocer un poquito por dentro el Centro.

Quiero agradecer a Nuria el interés y el trabajo que realiza desde el Departamento de Comunicación. Dar a conocer el Centro es una parte esencial de la iniciativa ‘Cubre solidario amigo del CNIO’.

A uno siempre le impone respeto pensar en investigadores o científicos, quizá por la visión televisiva y estereotipada que se tiene sobre ellos. Nada que ver con lo que nos encontramos en la visita.

En cada momento de la visita nos atendieron profesionales, investigadores y científicos, (seguramente eminencias en su materia) cercanos, amables y, sobre todo, muy humanos.

La visita partió desde Animalario, pasando por Microscopía Confocal y terminando en Terapias Experimentales. Fascinante cada una de las secciones. El grado de tecnificación, de precisión y detalle en el que se mueve la investigación contra el cáncer es realmente impresionante.

Evidentemente, casi todo el contenido estaba al límite o fuera del rango de mi conocimiento, pero me conmovió el intento que hacían para que yo pudiera entender. Fue fascinante la capacidad de transmisión de saber que, en poco más de una hora, los científicos del Centro fueron capaces de aportarme. Y, además, tratándome siempre de tú a tú. Sinceramente: ¡el cuerpo humano es increíble!.

Surgió en mí la idea de: ¡quiero ser como ellos!. Nació dentro de mí la inquietud por el conocimiento, la fascinación por el saber, el germen de la ciencia. Si bien yo siempre he idolatrado a otros genios que meten el balón por un aro, salí del Centro pensando en que allí trabajaban personas dignas de ser admiradas y que hacen un trabajo silencioso realmente fascinante, emotivo y valiosísimo, mucho más allá del ‘The last shot’.

La reflexión final que tuvimos, mis dos hermanas (que me acompañaron en la visita) y yo fue: la cantidad de energía, tiempo, recursos y dinero que gasta nuestra sociedad en vanagloriar a ciertos personajes (en mi caso, en el ámbito del deporte: señores que se dedican a comprar Ferraris e ir a la peluquería para salir guapos al campo) y qué poco interés mostramos en personas que dedican el trabajo de una vida, con igual o mayor pasión y seguramente mucha más humildad, para que nosotros podamos o tengamos la posibilidad de seguir viviendo.

No es que piense en lanzar a la fama a ‘el inhibidor de quinasas’ y seguidor del Bayern de Munich, Oliver (investigador en el Programa de Terapias Experimentales).Pero sí en dotarlo de medios, físicos y humanos, y de estabilidad para que su investigación con las quinasas transcurra por el mejor de los escenarios posibles. Que su pasión y su ciencia, el trabajo de una vida (como él mismo lo definió) revierta en mi salud, en tu salud.

En una sociedad dominada por el dinero y el estatus social, se me olvida a veces lo importante que es poder vivir la belleza y las emociones que me transmite el deporte, en mi caso el baloncesto, la plasticidad y la elegancia del fluir del dominio de la técnica

Gracias a todas las personas que forman parte del CNIO y a todas aquellas que, de una u otra manera, dedican su vida a intentar que la mía no acabe antes de tiempo.

Un comentario en Visita al CNIO. Cubre solidario Amigos del CNIO

  1. Toño Hernández dice:

    Pizarro esta aportando su granito de arena para que se conozca todo este trabajo científico que describes. Bravo !

Deja tu comentario

*

 

  • Contacta con nosotros!

    Nombre *

    Email *

    Mensaje

    Probemos si eres humano...
    captcha

map Pizarro

¡Contacta con nosotros!

Pdvo. Isla de Tabarca
C/ Santiago de Compostela, 104. 28035 Madrid

Tlf:   696 797 669
E-mail:  cbpizarro10@hotmail.com
© Copyright    2018 Club baloncesto Pizarro en Madrid   |   Quiénes somos   |   Contacto   |   Mapa del sitio